19.9.06

Entre las dunas

Camino por una playa imaginaria repleta de dunas. El sol se desvanece en el horizonte hasta mezclarse con el mar. Las olas se deshacen en la orilla con un murmullo casi mágico. Y pasa el tiempo. Pero el reloj no marca las horas.

Me pasaría la vida entera en este lugar. O al menos media vida. Después moriría entre las dunas, escuchando el murmullo de las olas que se deshacen en la orilla, cuando el sol se ha transformado ya en una débil línea anaranjada que, allá en el horizonte, se confunde con el mar.

3 comentarios:

Pablo Villa y Chema dijo...

Estamos leyendo tu prosa
y no se nos ocurre otra cosa
que decirte:


¿vamos a ver, chaval, tú eres gilipollas?

Un abrazito.

--------------Esto lo dice Chema---

Tiqui Taca Jugon

Pero que cojones escribes de una playa, si playa no hay en Sevilla (al contrario que Valladolid), escribes muuuu bien, por eso t echaron de la ponti.....
un abrazo.

---------Esto, Pablete------------


Adios, gei

Anónimo dijo...

Mucho mariconeo veo yo aquí. Sensible, que eres un sensible.

Anónimo dijo...

el de arriba es un envidioso ya me gustaria a mi escribir con esa magia