17.5.07

Alguien dijo alguna vez

Ya no recuerdo en qué momento de mi vida leer se convirtió en una de mis mayores aficiones. Mi amor por los libros fue en aumento conforme yo iba creciendo. Poco a poco fui convirtiendo la lectura en un lugar para la evasión. En cada página descubría un nuevo mundo. Y ciertos fragmentos de texto pasaban a ser verdaderas lecciones de vida.

Por su belleza, por el mensaje que transmitían, por el momento en que las leí, muchas palabras han cobrado un especial sentido para mí a lo largo de los años. He olvidado también el instante y el impulso que me llevó a coger por primera vez un lápiz y subrayar determinados fragmentos de un libro. Subrayaba ciertas palabras que me habían llamado la atención para que no quedaran en el olvido. Para volver a ellas en cualquier otro momento futuro.

Con el tiempo, acompañé el acto de subrayar doblando la esquina superior de la página en la que aparecía el texto en cuestión. Ese impulso se convirtió en un hábito. Y ese hábito, en una manía. Hoy por hoy, algunas páginas de muchos de mis libros tienen las esquinas dobladas. Son el fruto de una extraña pero reconfortante manía.

Ahora, sentado frente a mi ordenador, como tantas otras veces, me da por pensar en algunos cambios para este blog. Uno de ellos tiene que ver con dar cabida en él a esos fragmentos de libros en los que alguna vez, a lo largo de los años, me he detenido.

Acababa de alcanzar la mayoría de edad, cuando descubrí un libro que cambiaría mi vida. Con la cabeza repleta de sueños insulsos, factibles e inalcanzables, y el corazón luchando por hacerse un hueco en una lucha de corazones leí esto...

Qué es lo que te convierte en una leyenda, que tu nombre sea repetido por mil personas una sola vez o que una sola persona repita tu nombre mil veces.
(Héroes, Ray Loriga)

6 comentarios:

JESUS PALMA dijo...

Hola querido amigo!! Espero que os vaya todo bien a los dos... a ver si tambien puedo yo empezar a poner en practica eso de volver a los momentos marcados, como lo de pasar un buen rato con los amigos; y bajarnos de esta bola rodante de la rutina y la distancia......
Un abrazo fuerte.JESUS P.(MOGUER)

Nataly dijo...

Hola !!!

Aún recuerdo tu libro de Héroes... Y tú "tienes que leerlo, tienes que leerlo... Este tio es genial". Y luego llegó Benjamín Prado y tus historias de Gabriel en el ordenador... Y las pegatinas de colores que hacían de separador en tus libros y que te suministraba tu madre de algún laboratorio farmacéutico...

Pues eso,que leer es un placer solitario, pero también compartido.

Un abrazo,

Natalia

Beauséant dijo...

me has dejado de piedra.. mi manía de escribir se convirtió en costumbre tras leer ese libro.. peor no lo digas muy alto, al parecer sedudos personajes han llegado a la conclsuión de que ese libro es una mierda.. tenías que ver el mío, lleno de esquinas dobladas, trozos de posit pegados por todas partes.. aún vuelvo sobre el de vez en cuando, y siempre encuentro algo nuevo.

Isaac López dijo...

Hola Jesús!! Yo también espero que bajemos pronto de esa bola rodante de la rutina y la distancia. Siempre es una alegría recibirte en mi azotea. Un abrazo.

Nata, Nata... Menuda sorpresa!! Sí, Loriga, Prado, García Márquez... Y Gabriel. Je je je. Gracias por seguir ahí. No te olvido. Un besazo.

Beauséaunt... A mí lo que digan los "críticos" cada vez me importa menos. Cada libro es un momento. Y ese libro apareció en el momento adecuado para ocupar un hueco privilegiado en la biblioteca de mi vida. Será un placer volver de nuevo a él contigo. Saludos.

laura dijo...

Hola Isaac, acabo de entrar en tu blog y este articulo me ha gustado mucho, sobre todo el pequeño fragmento que has puesto de ese libro...Me ha gustado muchisimo.
Espero que te pases por mi blog, que lo cree hace poquito (http://scarlett.blogia.com) y me comentes vale?
Sigue con este blog...vale muchisimo la pena ;)
Saludos!

Laura

Mardita dijo...

Pertenezco al club libre y ácrata de la esquinita doblada, del subrayado tímido, del párrafo emocionante parafraseado.

Qué placer leerte.

¡Buen fin de semana!