26.11.06

Hoy... Mañana

Hoy aquí. Mañana allí.

Hoy todo. Mañana nada.

Hoy te dicen: “Despierta, ya has dormido bastante”. Mañana no habrá quien duerma.

Hoy certeza. Mañana incertidumbre.

Hoy dolor de muelas que se hace insoportable y que no te deja hacer nada porque nada es demasiado para tanto dolor, millones de analgésicos que no sirven para nada porque nada no quiere saber nada de nadie, porque está harto de todo y no está dispuesto a seguir aguantando tanta impertinencia y tanta gilipollez, quiere acabar con todo pero todo también es demasiado para nada, porque nada, a pesar de no querer saber nada de nadie, no puede escapar, porque el mundo es demasiado pequeño y no hay dónde esconderse y el dolor de muelas sigue jodiendo como puede a cada minuto que pasa. Mañana, tal vez, visita al dentista, búsqueda de algún resquicio en el que enconderse, huída, adiós al dolor, demasiado, demasiada impertinencia y demasiados impertinentes, demasiada gilipollez y demasiados gilipollas que también buscan dónde esconderse pero no pueden porque ya no queda sitio para ellos cuando el dolor se acaba.

Hoy yo. Mañana tú, él, ella, nosotros, vosotros, ellos y ellas y vosotras y nosotras.

Hoy en casa del herrero. Mañana cuchillo de palo.

Hoy salmón noruego. Mañana bocadillo de salchichón.

Hoy amor verdadero que cura y que mata y que no deja dormir. Mañana lágrimas de desamor.

Hoy noctámbulo y emprendedor, cazador vespertino de sueños, amante de mujeres que con la mirada matan, habitante de un mundo de dolor que llora y que vive y que juega a las cartas, ladrón de besos, escritor de cuentos que no cuentan nada, pasajero de un tren a ninguna parte, matriculado en periodismo, licenciado en ciencias de lo que pudo ser y no fue, doctor en recuerdos inolvidables, coleccionista de almas, asesino de masas, vagabundo que malvive como no puede, millonario que derrocha lo poco que tiene, mercenario de mi propia guerra fría, amigo de la duda, enemigo de la tristeza, triste como tú. Mañana nadie.

Hoy por ti. Mañana por…

Hoy piensas: “Todo pasa y todo queda”. Mañana: “¿Todo pasa? ¿Todo queda?”

Hoy felicidad. Mañana tristeza.

Hoy se acaba. Mañana empieza hoy.

11 comentarios:

Lunaria dijo...

Vive hoy, en el mañana no pienses.
Te mando un beso hoy.

isaaclore dijo...

Seguiré tu consejo mientras recibo tu beso.

Lunaria dijo...

Muchas gracias por tu enlace. Ni que decir tiene que quedarás enlazado en mi blog.

Beauséant dijo...

buena idea, mejor nos ocupamos del presente, y ya veremos lo que pasa mañana, cuando vengan mal dadas... me apunto a la teoría ...

ninon dijo...

Mañana empieza todo. (Pero parte del ahora es la conciencia del mañana).
Y entre hoy y mañana qué hay? Una milésima de segundo? Yo me niego a creer que es eso, estoy segura que entre estos dos hay un lugar secreto en el que desemboca lo que quedó pendiente, lo que no se hizo.


besinos :)
gracias por la bienvenida, fue un regalo!

Carolina dijo...

Hola Isaac, soy Carolina, definitivamente me he vuelto una incondicional de tu azotea, ¡¡¡¡me encanta pasear por ella!!!!.
Un besazo.
Por cierto echa un vistacillo al blog que ha creado Santi (a él también te lo has metido en el bolsillo, jeje),se llama "un rato en la cocina".
Hasta pronto.

Diana dijo...

Preciosa melancolía, la misma que desprende Sevilla, por mucho que hablen de sus fiestas...

Un whisky y un beso

mala

sardinita dijo...

no me deja publicarte un comentario, llevo cuatro intentos,
ya es la última,
muy bonito tu texto
ahora el martes esta menos aburrido
:*

malatesta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Chema Sánchez dijo...

Hola perrete. Te llamé el sábado sabadete. Espero que estés bien. Me alegro de que escribas. Take care of U

Anónimo dijo...

Me encantan tu frases cortas, directas.
Hoy me enamora este texto.
Mañana... también.
Saludos,
besos y sonrisas. Encantada de conocerte ;)